Bio

Lola Blasco

Es escritora, directora y actriz. Licenciada en Dramaturgia por la Real Escuela Superior de Arte Dramático y formada en interpretación en el Estudio de Jorge Eines, es también Máster en Humanidades (Premio Extraordinario) por la Universidad Carlos III de Madrid, donde trabaja como docente para el departamento de Humanidades, Filosofía, Lenguaje y Literatura, al tiempo que continúa su investigación.

Es Premio Nacional de Literatura Dramática 2016 por su obra Siglo mío, Bestia mía

Fotografía por MarcosGPunto

Más personal

Nací en una familia numerosa, soy la menor de seis hermanos, yo y mi gemela. He compartido, desde que tengo uso de razón, habitación, cumpleaños, las iniciales de mi nombre… Sí, la necesidad de diálogo ha sido para mí una forma de vida y quizás por ello, de todas las artes, fue el teatro la que me sedujo al acabar la secundaria. Comencé estudiando interpretación en varias escuelas, (mi deseo de dialogar con el otro me había llevado a querer ser otro) quería interpretar a Ricardo III, mejor dicho quería interpretar a Al Pacino interpretando a Ricardo III (había visto un documental en el que Al Pacino hacía de Ricardo III), pero pronto me di cuenta de que sólo me dejarían interpretar a Lady Ana. No me gustaba Lady Ana, y quedaban demasiados años para interpretar a Lady Macbeth, así que decidí lanzarme a la escritura de los personajes que me hubiera gustado hacer, a través de la escritura yo podía dialogar con ellos… A mí me gusta decir que práctico el arte de la dialéctica, lo hago con mis escritos, desde los escenarios, con mis alumnos, conmigo misma… (En los últimos años yo también me he convertido en el personaje de algunas de mis obras, eso que llaman autoficción) La dialéctica es una forma de acceso a la verdad. Una verdad que no entiende de fronteras, pero sí de pactos, de acuerdos. Y esa inclinación por la dialéctica, por el diálogo, me ha llevado también a formarme en diferentes áreas, a dialogar con otras disciplinas. Disciplinas como la música, la filosofía, o la fotografía… Si no hiciese lo que hago me hubiera gustado ser compositora. En la música encuentro la calma, la compasión, el consuelo… De ahí que lleve tatuados los primeros compases del Aria nº39 de la Pasión según San Mateo de Bach. Entre mis otras rarezas, se halla mi amor por las Artes Marciales, más concretamente por el Muay Thai, deporte que práctico. Pero de todo lo que cuento en esta bio, quizás lo único importante es que tengo una hija. Ella es pequeña. Se llama como yo. Y cuando se coloca frente a mí hace que el diálogo con el mundo duela más que el verse, constantemente, en un espejo… Ella es también la causa, el motor que me ha llevado a acercarme al género de la fábula en los últimos años, obligándome a ver la realidad con ojos nuevos, con el asombro del que ve… por primera vez…