LAS BUENAS VALLAS HACEN BUENOS VECINOS

LAS BUENAS VALLAS HACEN BUENOS VECINOS

Eso pensaba yo esta mañana cuando Lolita ha saltado a la cama acompañada por dos de sus compinches. Porque Lolita nunca viene sola, no… ella siempre trae refuerzos… Las buenas vallas hacen buenos vecinos, me repetía yo, asegurándome de tomar una foto del momento para no olvidar… que debo pasar el pestillo de mi puerta. Porque si algunos hablan de la adolescencia como ese lugar en el que las fronteras son pororsas, ¿qué podríamos decir de la infancia? No existe frontera alguna para los infantes, no existe frontera… que no quieran derribar… Y Lolita, como buena princesa que es, se mueve con la infantería al completo. Por eso me acordaba yo de ese poema de Frost, de ese verso del poema de Frost: «Buen muro, buen vecino» Repite al otro lado… el opaco personaje: «Buen muro, buen vecino», dice cuál troglodita, piedra… en mano… Entonces cojo un par de almohadas y trazo una valla. «Mi parte, Lolita, y ahí, la tuya». «¿Y Caballín?» Pregunta Lolita, y esa pregunta me incomoda… ¿A quién incluyo ? ¿A quién excluyo? ¿A quién, quizás, ofendo con el muro? Y cada pregunta me lleva a otra pregunta. Preguntas y más preguntas… Y mientras yo…. vacilo… Lolita ha encontrado un hueco en mi frontera y ha colado la cabeza de su gatito… Y es que como dice Frost, algo hay que no es amigo de los muros, algo hay… que los socava…. Ahora el Gatito, Caballín y Lolita se han escondido detrás y yo no puedo descansar tranquila, no puedo, ahora que no veo sus caras se asienta sobre mí… la sospecha. Algo así debe pasarle a Trump, pienso, algo así debe pasarle cuando se reafirma con vemehencia en la necesidad de un muro, un gran muro pero… transparente. «Si uno no puede ver a través de él, no se sabe quién está del otro lado» Eso dice Trump. «Buen muro, buen vecino» Me repito. Y me imagino a Trump como el absurdo personaje de Frost, sólo que este absurdo personaje, es el que dirige el mundo, un troglodita… armado. Y entonces pienso en las fronteras, y en los muros… y en cómo aquellos que no se soportan, aquellos que necesitan construirse, son especialistas en esto del edificar… Ya sean muros, castillos, o torres…Construcciones del desencuentro, pienso… Babel, pienso…
Pero algo hay que no es amigo de los muros, algo hay… que los socava….
NOTA PARA MÍ: Daría lo que fuera por viajr a Nueva York a ver la exposición de Ai Weiwei «Good Fences make good Neighbors». Podría plantearme llevarme a Lolita y al resto de la infantería.