Fábulas para la resistencia

Fábulas para la resistencia

El León- Te dije que seríamos amigos, pero vamos a jugar a un juego.

(Y entonces, le arranca el corazón)

Yo- ¿Qué tipo de juego es éste, cuyo golpe me ha llegado al corazón?

El León- Si no supiera que tu corazón estaba para eso, nunca te lo hubiera quitado.